lunes, 16 de febrero de 2009

Papel reciclado

¡Hola! Hoy haremos papel reciclado de papel.

Los materiales son los siguientes:
- papel ya utilizado que no vayan a ocupar más. Ej: examenes sumamente viejos que saben que no ocuparán más, hojas que salieron mal al imprimirse o fotocopiarse, etc.
- agua
- colorante (es opcional)
- una licuadora
- una esponja
- una bandeja
- bolsas plásticas (como las del supermercado o de basura)
- un recipiente

Las instrucciones son las siguientes:

1) Razgar el papel en partes pequeñas.

2) Depositar el papel razgado en el recipiente con agua. Hay que dejarlo reposar por unas horas para que el papel esté bien húmedo.

3) En la licuadora hechen agua (un par de tazas aproxiamdamente) y hechen papel, de manera tal que quede más agua que papel. Licúen hasta que se forme una pasta (depende de la potencia de la licuadora, a mi me bastó con 5 segundos en modo "licuar" y otros 5 en modo "mezclar").

4) En la bandeja pongan las bolsas o bolsa necesaria para cubrirla por completo.

5) Pongan sobre las bolsas la mezcla de papel y agua, extiéndanla con la mano. Para este momento notarán que la pasta tiene una cantidad relativamente grande de agua.

6) Con la esponja recogan el agua de la mezcla extendida, presionen fuerte e intenten que vaya quedando con el mismo grosor en toda su área.

7) Cuando vean que la mezcla está relativamente seca, pónganla bajo el sol para que termine de secar.

8) Cuando esté bien seca pueden desprenderla de la bolsa o bolsas donde la habían colocado.

Notas:
El colorante se agrega durante el proceso de licuado, si no desean agregarle no importa, deben tener en cuenta que si el papel era blanco con tinta negra, la mezcla puede que quede gris.

El mío quedó celeste (aunque en la foto no se aprecia mucho) porque mezcle papel blanco con papel de colores, donde el color que prevaleció fue el celeste, en otro había más lila y en otro más rosado. Esta es otra manera de darle color.

Si le quieren poner olor pueden agregarle algunas gotas de escencia mientras lo licúan.

Cuando esté seco pueden utilizarlo para hacer desde tarjetas hasta forrar cuadernos, tengan presente que deben aplanar el papel y dejarlo del grosor que quieran pero que cada grosor tiene diferentes usos, entre más grueso se parece más a cartulina y entre más delgado se parece más al papel seda o cebolla en lo que a delicadeza se refiere.

Disfruten de esta manualidad incluso con sus hijos, les apuesto que les va a gustar mucho :)

Nos vemos luego